Nos encanta contaros historias bonitas y ésta es una de ellas. Álvaro fue un niño de Pídeme la Luna, fue y ha sido un luchador, ha estudiado para ser barbero y se nos ha hecho empresario!! Ha montado su propia barbería en Arjonilla (Jaén). Álvaro ha demostrado ser un chico, agradecido, entrañable y cariñoso pero sobre todo ha demostrado ser muy solidario y humano con los demás. Se ha ofrecido como voluntario barbero de nuestros niños de Pídeme la Luna. Álvaro no ha dudado en hacer un hueco en su agenda y desplazarse a la tercera planta de oncología del Hospital Materno Infantil de Jaén, para cortarle el pelo a uno de nuestros niños ingresados.

Pablo estaba esperando a su barbero, con los brazos abiertos y una actitud súper simpática, con la que le ha pedido a Álvaro que lo dejara bien guapo.

Y allí estaba nuestro voluntario Álvaro, cargado de energía y positividad.
Como no podía ser de otra manera, ha conseguido sacar a Pablo su mejor sonrisa. Han hablado y reído mientras le cortaba el pelo, porque Álvaro le contaba sus batallas y le ha dado mucho ánimo para que salga del hospital y se vaya pronto a casa. Una imagen vale más que mil palabras.

Gracias Álvaro por tu buen hacer y por dejarnos contar contigo. Un abrazo.

Os queremos a los dos, Campeones!!!

Publicado en el muro de Facebook de la asociación Pídeme la Luna

Artículo anteriorEl escultismo, más allá del niño de Up
Artículo siguienteUna ley de eutanasia la habría matado