Vigilias de Oración y luto por Notre Dame

El incendio de Notre Dame, me hace pensar en las palabras, que le he copiado a un compañero: “Notre Dame fue construida por Cristianos orgullosos de su Fe”.

También me hace reflexionar, en el esfuerzo de personas como Santa Teresa de Jesús, empeñada en hacer conventos, en los lugares más recónditos, con mucho sacrificio, solo por amor a Dios. “Cuentan que a los 7 años convenció a su hermano Rodrigo para que se fugase de su casa y se fuera con ella a tierra de moros, buscando el martirio”, parece que ya lo veía venir.

Estaba siempre enferma, pero le inspiraba el niño Jesús; la madre le dice: “Yo soy Teresa de Jesús y el Niño, con una amplia y luminosa sonrisa, le dice: «Pues, yo soy Jesús de Teresa».

Pues ese espíritu joven es él que debería renovar nuestra Iglesia, dándonos fuerza para llenarla, reanudando nuestros compromisos ante Dios con los sacramentos: Bautizarnos, confesarnos, tomar la primera comunión, casarnos, necesitamos más sacerdotes, gente valiente que de su vida por Dios; pasamos por delante de Él, del Sagrario de tantas Iglesias y ni siquiera lo saludamos, ni le hacemos una visita, yo me imagino como madre, la alegría que me daría si mis hijos se acordaran de mí, con lo orgulloso que Él está de nosotros.

Por eso al leer la frase: “Notre Dame fue construida por Cristianos orgullosos de su Fe”, me hace considerar que nos falta Fe, tenemos que renovarla, darle alegría, ponerla de moda.

Las vigilias durante la noche, velando la catedral, las imágenes del escuadrón de bomberos sacando a Nuestra Madre de Paris, con ternura, la cruz del altar, impávida, haciendo frente a la situación de peligro “sin dejarse dominar por el miedo o la angustia”, todos estos son signos de que los Católicos estamos más vivos que nunca, pero no sabemos distinguir al depredador de nuestro tiempo: Las leyes LGTBI, pero no los homosexuales, sino las leyes que atentan a su dignidad, que se basan en destruir nuestros valores y tradiciones para hacernos débiles y adoctrinarnos; los yihadistas, no los musulmanes, en general, sino los radicales simpatizantes del Estado Islámico que llaman a atentar contra la Semana Santa, a agredir a Dios, que se han mofado de esta pérdida, porque para ellos es una victoria.

“Todo el daño nos viene de no tener puestos los ojos en Vos,

que si no mirásemos otra cosa que el camino,

pronto llegaríamos”.

Santa Teresa de Jesús

 

Amelia Bueno Sagra

Doctorando en Dcho. Especialista en

Psicología Legal , Forense y Dcho. Matrimonial Canónico