El sexto Si de María nos prepara para el acontecimiento que vamos a vivir dentro de escasos días.

El inicio del relato de San Lucas nos dice: en aquellos días se promulgó un edicto de César Augusto…y José como era de la casa y familia de David. Conocemos perfectamente este pasaje y sin embargo hay un detalle de ese viaje de María a Belén que puede que no hayamos meditado muchas veces y es una duda que María alberga su corazón, ¿Cómo será acogido el Hijo de Dios?, ¿Quién vendrá a vernos? la respuesta a María la vamos a tener en los personajes que aparecen en el relato: el posadero egoísta, los parientes que van a lo suyo y los que acuden a la llamada: unos pastores. Son ellos los que descubren un secreto escondido: el triunfo de la humildad.

Años más tarde San Pablo se lo escribió a los hebreos: al llegar la plenitud de los tiempos, Dios se ocultó tras el rostro de un niño. La Majestad eligió la vulnerabilidad. Jesús, el Hijo de la Inmortalidad del Padre y de la Virginidad de la Madre, aparece, ante nuestros ojos, chiquitín. Jesús-niño, Jesús-adolescenteme gusta verte así, Señor, porque…me atrevo a más: Me gusta verte chiquitín, como desamparado, para hacerme la ilusión de que me necesitasescribía San Josemaría.

 

Artículo anteriorInmersa en la Nueva Era, la Virgen la transformó
Artículo siguienteLocutor de radio se hace cura