El amor es mucho más que una ecuación. Las exigencias del evangelio para cada uno de nosotros no se pueden encorsetar, como dice el Papa Francisco, determinadas normas, costumbres o estilos. Debemos dejarnos llevar por la Gracia que atraviese nuestro corazón con el dedo punzante del amor.

Artículo anteriorEl oficio de ser madre
Artículo siguienteLa lógica del agradecimiento