El hombre debe reconocer su condición de ser vulnerable ya que está constantemente expuesto a las fuerzas del mal porque el hombre vive en la tensión positiva de hacer el bien y evitar el mal. Los únicos que ya no luchan son los ángeles que un día algunos decidieron elegir el bien y otros el mal.

En esa batalla entre hacer el bien y evitar el mal es lógico que en alguna ocasión haya heridas en la batalla, ¿Cuáles son?

Artículo anteriorDiez secretos para ser un buen ‘apóstol de calle’
Artículo siguienteComunicado del Obispado sobre el hallazgo del cadáver del niño Gabriel Cruz