Con esta sencilla frase medio poética, dejo claro mi situación actual. En pausa ¿y que hago ahora con este dolor? ¿me voy a una discoteca; a por un clavo? ¿apago las penas con alcohol?¿decido huir viajando lejos para olvidar lo que sucede? Estas son muchas de las decisiones “fáciles”, tan de moda, y que solo nos alejan de Dios. Vivimos en un país donde tenemos la libertad de elegir si queremos que nos persigan fantasmas. O ser un claro de luna sobre la oscuridad.

Si lo hacemos mal, o mejor dicho, sin pensar. Como mucho nuestra familia y algún amigo nos dará “ la murga”. Pero si tenemos voluntad. Y ganas de ser para nuestro pasado un ejemplo ante las adversidades, ser para nosotros y el resto, un testigo de Dios. Podremos dedicar nuestro nuevo tiempo. Y nuestra certeza de compasión en unas cervezas (o Coca-Cola) con los amigos, dedicar tiempo a la familia, visitar parientes que están solos y necesitan de cariño. Con carácter cristiano. Personas que ante las dificultades no temen arrodillarse y decir; soy débil, necesito ayuda, en ti confío.

Y te voy a contar un secreto. A mi me paso y de camino conocí a alguien que mejoro de mi herida. Lo que Dios no curo para que fuera ella. Esta libertad tan verdadera. La belleza que me acompaña.

Javier Gonzalo Pellico

Artículo anteriorMi bebe sólo vivió media hora pero fue muy bonito
Artículo siguienteFue violada pero decidió continuar con el embarazo