Hoy, con esta bella y sencilla canción, queremos felicitar y agradecer a todas nuestras madres, y a la Madre, por habernos enseñado a pronunciar un nombre: Jesús.

Artículo anteriorCinderella Man – El hombre que no se dejó tumbar
Artículo siguiente[Podcast] – Rezar por las vocaciones es cosa de todos