Salta al ring un púgil descomunal. Es un peso pesado. Tiene enorme potencia en sus brazos y movimientos ágiles en el cuadrilatero. Su nombre es conocido por todos: Pereza.

Entre sus grandes virtudes esta que nada más sonar la campana (el despertador por la mañana) inician sus golpes sobre nuestra alma procurando que nos caigamos y permanezcamos en la lona (la cama). Pero es que si nos levantamos y nos refugiamos en nuestro rincón (llegada al trabajo) el sigue golpeando: no te esfuerces, deja de hacer lo que no te apetece…es un púgil que busca que no nos levantemos de la lona por KO o por puntos.

Pero tu puedes vencerle porque aunque tu no lo sepas tiene más fuerza que él. Primero tienes toda la Gracia de Dios y toda tu fuerza voluntad. Lo importante es que desde el primer minuto seas tu quién le arrincones y allí golpees con fuerza una y otra vez hasta que vea que no puede contigo.

Si te preguntas, ¿cómo?, es muy fácil. Aplícate este consejo en cada minuto: haz lo que debes y está en lo que haces. Ya veras, entonces, como la Pereza queda derrotada.

 

Artículo anteriorUna intervención que cambio la historia de la Iglesia.
Artículo siguienteLa iglesia es más bonita que el juzgado