Hacer esto no es pecado… ¿¿no??

A mí me han hecho muchas veces esta pregunta pero sinceramente, nunca seré capaz de responderla. ¿Qué significa que hacer algo sea pecado? ¿Se puede hacer una lista de lo que es pecado y lo que no?

Primero de todo, tenemos que averiguar qué es el pecado. El punto 1850 del Catecismo nos dice que “el pecado es una ofensa a Dios”. Pero ofender a alguien no depende solo de lo que hagamos nosotros, sino de ese alguien. Por eso podemos hacer una misma cosa que ofenda a un amigo pero que a otro no le afecte para nada. De este modo, la pregunta inicial – hecha con sinceridad – nos lleva sin darnos cuenta a fijarnos en ese alguien, en Dios… ¿cómo es Dios? ¿Qué le ofende?

Dios es amor, nos ama con locura. Y como a toda persona que quiere a alguien, lo que más le ofende es que ese alguien no le quiera. Pecar es faltar al amor de Dios. ¿Pero Él cómo nos ama? ¿Cómo quiere que le queramos?

Cuando hacemos un regalo a alguien, aparte de que nos dé las gracias, nos hace ilusión que use el regalo porque sabemos que eso le hará feliz o le será útil. Lo mismo pasa con Dios, ¡nos lo ha dado todo para que seamos felices! Pero muchas veces dejamos de lado los regalos de Dios, no hacemos nada para hacerlos rendir al máximo, eso es lo que le entristece… Por ejemplo, cuando no cuidamos a nuestros hermanos, no sacamos las buenas notas que con esfuerzo podríamos sacar…

v-estacion-jesus-es-ayudado-por-el-cireneo-300x185La pregunta del título no lleva a ninguna parte, es más, entristece a Dios. Porque al final es como preguntarle: “¿qué puedo hacer para que no me reclames nada?” “Si hago esto, ¿no te ofenderé… no?” Esto no lo pregunta quien ama, sino el que quiere justificarse… y esta actitud ofende a Dios…

El amor en cambio funciona al revés, ¡busca al otro! “Haciendo esto amaré más a Dios… ¿¿no??”