Porqué (diciembre 2015)

Hemos entrado en diciembre, un mes que nunca defrauda. En el plano humano, los últimos exámenes están a la vuelta de la esquina y tras ellos las vacaciones. En el plano sobrenatural celebramos especialmente la Inmaculada Concepción y, tras el Adviento, la Navidad con el nacimiento del Niño Dios, el verdadero revolucionario que produjo el mayor cambio en la historia del mundo.

Gracias a vuestro apoyo GivenFaith se ha ido afianzando durante estos 5 meses, y prueba de ello es que en los próximos días superaremos las 50.000 visitas a nuestra web. No es el número lo que nos importa, sino las personas que estáis detrás de ese número. ¡Esta cifra, al menos a nosotros, nos parece una pasada! Y para ser sinceros… era algo inimaginable cuando todo arrancó.

Y… ¿por qué está pasando esto? No nos cabe duda: Dios está empujando y lo que «vendemos» no defrauda. Cambiar para cambiar. Pones más fe en tu vida, cambias tú y haces cambiar a los que te rodean, y ellos a los que les rodean… y la sociedad en su conjunto se vuelve mejor. La verdad es que un «producto» así no puede fallar.

Nosotros jamás hemos pensado que esto podría no funcionar. El Papa Francisco también lo dice: «No hay que pensar que nuestros esfuerzos no van a cambiar el mundo. Nuestras acciones derraman un bien en la sociedad que siempre produce frutos más allá de lo que se pueda constatar, porque provocan un bien que siempre tiende a difundirse, a veces invisiblemente». [Laudato si, 212]

Ahora, se trata de seguir en la brecha, de renovar día tras día las ganas y el empeño por seguir haciendo esto posible. Seguimos contando contigo, con tu cambio, con tus esfuerzos por ser mejor persona. Sigamos juntos adelante, ¡este camino sólo nos depara agradables sorpresas!