¿Y por qué pinto yo a la Virgen?

    Buena pregunta. Igual la respuesta más sencillla sería pensar: ¿porque soy ilustradora? ¿Porque es mi trabajo?

    Pero no, os confieso que realmente tengo una debilidad clara por la Virgen María, me fascina.

    Mi primer recuerdo es un cuadrito precioso, una Virgen dibujada infantil y tierna con el Niño Jesús en brazos a la que cada noche le rezábamos una avemaría mis hermanas y yo con mi madre. (El cuadrito lo conservo, por cierto).

    Otros de mis recuerdos es que comulgué un 13 de Mayo, día que en aquella bonita canción decía: “El 13 de mayo la Virgen María bajó de los cielos a Cova de Iria. Ave, ave, ave María. Ave, ave, ave María”, canción que tengo grabada en mi cabeza.

    Recuerdo cómo al acabar mi paso por el colegio, recibíamos la Medalla de Hijas de María y que para mí fue importantísimo.

    Y qué decir de cada vez que viajo, busco y fotografío las Vírgenes de ciudades y pueblos con devoción.

    Es decir, mi amor a María viene de lejos.

    Soy madre de 4 hijos. Fue para ellos para los que empecé a dibujar a mis Virgencitas convirtiéndolo luego en mi trabajo.

    Mis hijos tenían que tener su Virgen presente y tras buscar cuadritos infantiles y no encontrar nada de ese estilo, decidí ponerme manos a la obra y pintar las Virgencitas yo.

    Jamás pensé la repercusión que tendría en ese momento mi trabajo. Inimaginable.

    Mis dibujos son alegres, tiernos, cercanos y amables, nada que ver con las imágenes de Vírgenes dolorosas y sufrientes que encontraba y que como adulta entiendo, pero que como niña no me gustarían.

    Me encanta que mi trabajo acompañe a los niños. Los niños son color, sonrisa, alegría. Y acercarse a María es acercarse a Jesús, tener en María a su referente es maravilloso. La Virgen nos ampara, cuida y arropa; y siempre, siempre que me piden una imagen de una Virgen para un recordatorio, para un cuadro o para cualquier encargo, intento que ese sea su sentido.

    Quizá yo siga viendo a la Virgen con ojos de niña, quizá este sea el éxito de mis dibujos.

    Estoy muy agradecida y feliz de que mi trabajo sea un medio más para educar en la Fe a los niños, además de forma divertida; así como que mis dibujos vayan acompañados de oraciones bonitas.

    Tengo que ya mas de 100 Vírgenes pintadas, me escriben mandándome las fotos de esa Virgen especial que quieren tener dibujada por mí. Es increíble, no tengo palabras.

    Además, gracias a las RRSS, llegar a tantos sitios es fácil.

    He pintado y, si Dios quiere, pintaré muchas más en el futuro.

    Mis hashtags #misvirgencitas o #yosoymuydelavirgen sí que son muy míos y especiales, aunque sin duda valoro mucho vuestro apoyo.

    Permitidme que me despida con estas palabras: “Junto a ti, María, como un niño quiero estar, tómame en tus brazos, guíame en mi caminar. Quiero que me eduques, que me enseñes a rezar, hazme transparente y lléname de paz”.

    Nely Garcia @nelyamano