Mi madre se llama María

MES DE MAYO, MES DE LA VIRGEN Y EL ROSARIO

Dios se hace presente en la historia a través de María y en cada uno de nosotros también quiere hacerse presente a través de la Virgen, especialmente este mes, que es… ¡ES EL MES DE MAYO! Es un mes en el que damos gracias a María por todo lo que ha hecho por nosotros. Para pararnos y descubrir realmente que tenemos una Madre, que no somos huérfanos. Es un mes para conocer más a la Virgen, aprender de Ella, para escondernos en su Inmaculado Corazón, para maravillarnos del corazón que tiene la Virgen, el más grande y más bonito de la historia. Cuando termine este mes piensa qué has aprendido de Ella, en qué concretamente querrías parecerte a Ella.

El 13 de Mayo se le apareció a los pastorcillos y les dijo que rezaran cada día el rosario. ¿Rezas cada día el Santo Rosario? Pues sí, la verdad es que cuesta, a mí también me cuesta mucho rezarlo cada día pero lo que intento es aprovechar los ratos en los que hago trayectos para rezar y encomendarme a la Virgen María. ¡Qué importante es hacer feliz a la Virgen! Y ¿cómo? Haciendo lo que Ella nos ha pedido tantas veces… ¡amar al Señor sobre todas las cosas y vencer al demonio con la fuerza del Rosario! 

A la Virgen María Dios le ha concedido un poder muy especial: «el de vencer al demonio y convencer a los corazones”. Este mes, intenta rezar el rosario cada día con alguien que le cuesta y recuerda que cada bolita que pasa del rosario es como darle un puñetazo al demonio. Así pues, en el rosario nos acogemos a Ella que es nuestra guía y protección.

También podemos ofrecer pequeños sacrificios a la Virgen para hacerla sonreír cada día: hacer la cama bien hecha, tener la habitación ordenada, pasear al perro con una sonrisa, entre otros muchos. Y si tienes una estampa o imagen de la Virgen… No dudes en tenerla cerca y acordarte de Ella durante todo el día. Tenemos que decir ese “SÍ” que dijo María al ángel cuando le preguntó si quería ser Madre de Dios. Que siempre tengamos el corazón puesto en Ella y sepamos responder a nuestros pequeños “Sies”.

Este mes miraLa mucho, mímaLa como la que más, ¡se lo merece! 

Núria Conesa