El tiempo de DIOS es genial

A ti y a mi, que confiamos o queremos confiar en DIOS un poquito o mucho… puede parecernos, tal vez, que DIOS no actúa en nuestra vida o que lo que pedimos no se cumple. Mm ¡tremendo error!

Ten por seguro que lo que pidas a DIOS, a Él no se le olvida, ni tan siquiera aquello que le pediste con 10 años en tu primera comunión. Recuerda que hablamos de DIOS y, como comprenderás, Dios tiene una memoria bastante buena.

Al igual que una buena memoria, también es sabio, y sabe el momento justo para dar o no lo que pedimos. Tal vez, más de una vez le pidamos un coche nuevo que, claro está, pensamos que es para nuestro bien, pero ¿y si con él tendrías un accidente? Al ser DIOS y amarte, sabe que no sería bueno y por ello el coche nuevo no llega. Igualmente, como he mencionado, lo da en el momento oportuno ya que, ¿de que te serviría el mejor coche del mundo con cinco años?

Todo esto es lo pasa con lo que pedimos. Dios sabe el momento justo de dártelo. Tan solo te pide un poquito de fe en Él y que dejes que se encargue del resto. ¿A qué así las cosas tienen más sentido? Pide, no te canses de pedir. Y confía, confía en que Él SIEMPRE quiere lo mejor para cada uno de nosotros como Padre bueno que es.