Miguel Suárez se despide de la vida agradeciendo a Dios todo lo que le ha dado.

    Miguel siempre ha mirado a la vida con agradecimiento y ahora se despide de ella de la misma manera.

    Miguel Suárez nace en Granada en el año 1933. Al cumplir 17 años, ingresa en la Companía de Jesús, que ocho años más tarde lo envía al Japón, donde llega en 1958. Recibe la ordenación presbiteral en la Catedral de Tokyo de manos del Cardenal Pedro Doi el 19 de marzo de 1965.

    Vuelto a España, completa en el año 1968 sus estudios de Sagrada Teología en el Instituto de Pastoral de la Universidad Pontificia de Salamanca. Dos años después tiene lugar su encuentro con los iniciadores del Camino Neocatecumenal en la Parroquia de la Paloma de Madrid.

    Dirigido por el profesor Casiano Floristán realiza y obtiene en 1971 el Doctorado en Eclesiología por la misma Universidad Pontificia salmantina.

    Regresa al Japón y, durante el período de 1972 a 1990, forma parte como presbítero de un equipo de catequistas Itinerantes de adultos, fundando numerosas comunidades de iniciación cristiana en diversas diócesis japonesas.

    Es nombrado Rector del Seminario «Redemptoris Mater» de Takamatsu, cargo que desempeña durante una larga década, desde 1990 a 2002. Posteriormente sigue desarrollando su labor pastoral en Nagasaki, de 2004 a 2008. En ese último año el Cardenal de la Archidiócesis de Madrid lo acoge como sacerdote de su Diócesis.

    Siempre fiel a su vocación misionera, se halla actualmente en Roma como Padre Espiritual del Seminario «Redemptoris Mater» para el Japón con sede en la ciudad eterna.