El Señor abre puertas cuando menos lo espera. Alvaro Segovia

    Mi nombre es Álvaro, tengo 24 años y estoy terminando Ingeniería de Organización Industrial para después cumplir mi sueño de ingresar en las Fuerzas Armadas.
    Vengo de una familia católica pero a los 19 años tuve un distanciamiento con el Señor. Un cúmulo de cosas entre ellas no conseguir ingresar en las Fuerzas Armadas me llevaron a eso. Me volví una persona fría y distante, me centraba en lo mío y punto, tenía un corazón frío.
    El año pasado el Señor me dió una oportunidad de volver a Él, me abrió los ojos. Poco a poco Él me fue llenando y comencé a hacer algo que nunca había hecho, ORACIÓN. Que importante es la oración, el trato con nuestro Padre. Poco a poco me uní más a Él, poco a poco le sentía más hasta que en junio de 2018 me envió a mi vida una bendición. Esa bendición me ha hecho unirme mucho más al Señor, su nombre es Leyre, una persona que a pesar de mis errores sigue ahí queriéndome, apoyándome en todas las cosas y que me ha enseñado a amar.
    El Señor abre puertas cuando uno menos lo espera y a mi en cuestión de meses me ha abierto una puerta espiritual (volver a Él), emocional (una mujer), profesional (guía sobre mi sueño).
    El pilar fundamental es la oración y rezar el Rosario a nuestra Madre, Ella siempre intercede y está SIEMPRE a nuestro lado.
    Animo a volver a Cristo, siempre está deseoso de que volvamos a Él. Dios es el único que nos llena en la vida y nos llena de amor y nos enseña a amar y lo dice alguien que no amaba.
    Yo me presento e identifico como Soldado de Cristo, alguien con una misión en la vida, un propósito por el cual Dios me creó. Ahora se que mi vocación es la Santidad y que para alcanzarla hay que estar unido a Dios por eso me cerró la puerta a mi sueño para unirme primero a Él y lo demás vendrá por añadidura.
    Quiero decir a los jóvenes que no tengáis miedo a sentiros soldados de Cristo, a dar testimonio del Señor y que pase lo que pase Dios siempre está ahí esperándonos.
    Para terminar, destaco la importancia de la ORACIÓN, hablad de todo pues es nuestro Padre, la importancia del Rosario a nuestra Madre, de la Santa Misa y de dar testimonio de Cristo. Esta es mi forma de vivir mi Fe, como Soldado de Cristo.
    Un saludo a Jóvenes Católicos.
    Álvaro Segovia