sábado, mayo 8, 2021
Confinadas por Amor
InicioTESTIMONIOSEl Señor abre puertas cuando menos lo espera. Alvaro Segovia

El Señor abre puertas cuando menos lo espera. Alvaro Segovia

Mi nombre es Álvaro, tengo 24 años y estoy terminando Ingeniería de Organización Industrial para después cumplir mi sueño de ingresar en las Fuerzas Armadas.
Vengo de una familia católica pero a los 19 años tuve un distanciamiento con el Señor. Un cúmulo de cosas entre ellas no conseguir ingresar en las Fuerzas Armadas me llevaron a eso. Me volví una persona fría y distante, me centraba en lo mío y punto, tenía un corazón frío.
El año pasado el Señor me dió una oportunidad de volver a Él, me abrió los ojos. Poco a poco Él me fue llenando y comencé a hacer algo que nunca había hecho, ORACIÓN. Que importante es la oración, el trato con nuestro Padre. Poco a poco me uní más a Él, poco a poco le sentía más hasta que en junio de 2018 me envió a mi vida una bendición. Esa bendición me ha hecho unirme mucho más al Señor, su nombre es Leyre, una persona que a pesar de mis errores sigue ahí queriéndome, apoyándome en todas las cosas y que me ha enseñado a amar.
El Señor abre puertas cuando uno menos lo espera y a mi en cuestión de meses me ha abierto una puerta espiritual (volver a Él), emocional (una mujer), profesional (guía sobre mi sueño).
El pilar fundamental es la oración y rezar el Rosario a nuestra Madre, Ella siempre intercede y está SIEMPRE a nuestro lado.
Animo a volver a Cristo, siempre está deseoso de que volvamos a Él. Dios es el único que nos llena en la vida y nos llena de amor y nos enseña a amar y lo dice alguien que no amaba.
Yo me presento e identifico como Soldado de Cristo, alguien con una misión en la vida, un propósito por el cual Dios me creó. Ahora se que mi vocación es la Santidad y que para alcanzarla hay que estar unido a Dios por eso me cerró la puerta a mi sueño para unirme primero a Él y lo demás vendrá por añadidura.
Quiero decir a los jóvenes que no tengáis miedo a sentiros soldados de Cristo, a dar testimonio del Señor y que pase lo que pase Dios siempre está ahí esperándonos.
Para terminar, destaco la importancia de la ORACIÓN, hablad de todo pues es nuestro Padre, la importancia del Rosario a nuestra Madre, de la Santa Misa y de dar testimonio de Cristo. Esta es mi forma de vivir mi Fe, como Soldado de Cristo.
Un saludo a Jóvenes Católicos.
Álvaro Segovia
RELATED ARTICLES
- Advertisment -

LO + ÚLTIMO DE JC