Décimo novena catequesis del ciclo Los discípulos de Jesús y el Evangelio, impartida por el padre Antonio Pavía.

En esta ocasión va a definir uno de los rasgos que caracterizan a los pastores que, con su ministerio iluminan al mundo. Pastores que han sido seducidos, envueltos y apresados por el fuego de Dios.

 

Artículo anterior«El aborto te hace cobarde»
Artículo siguienteVale la pena ser madre de 7 hijos. Rosa Falero