Hoy, celebramos el segundo domingo de la Cuaresma. Jesús me llama a la santidad, como ayer, pero lo hace de una manera evocadora, más elevada. Ojalá ponga atención a las palabras que salen de la nube -un fructuoso símbolo bíblico-. Ojalá reconozca a Jesús siempre como el Hijo de Dios, y no como una molestia, un perjuicio o una losa que llevo a mi espalda.
Mi Madre del Cielo, María, conoce mi debilidad y me acompaña cuando veo con Pedro, Santiago y Juan la gloria anticipada de Cristo. Yo la veo, quizá no en una transfiguración, pero sí en los consuelos que me regala Jesús a menudo. Que no pierda esa capacidad de asombro.
«Qué bien estamos aquí. Hagamos tres tiendas».

Artículo anteriorRepulsa hacia el ataque en Nueva Zelanda
Artículo siguienteLa fe del juez de menores Emilio Calatayud