Hoy, me advierte el Señor. Los habitantes de Nínive creyeron por la advertencia de Jonás, quien sobrevivió tres días dentro de una ballena y acabó saliendo de ella. La Reina del Sur creyó por Salomón, ¡por qué a mí me cuesta, tantas veces, tanto creer en Dios si sé que Él mismo ha venido a hablarme del Padre, de la revelación y de la Vida! Hoy, Señor, te pido fe. Abrazar la fe a cada momento, para que la duda sea únicamente señal de un pensamiento crítico natural que no se impondrá a la fuerza de tu Palabra.

Artículo anterior«La valentía de arriesgar por la promesa de Dios»
Artículo siguienteUn solo aborto es un gran fracaso