Décima catequesis de la serie vocacional Los discípulos de Jesús y el Evangelio impartida por el padre Pavía.

Es lo normal que una persona se abra a otra cuando se siente acogida, escuchada, valorada y, por supuesto aceptada. Cuando esto ocurre es que se ha puesto en marcha la fuerza irresistible del amor. Esto ocurre en el amor humano que es reflejo del Amor de Dios.

Artículo anteriorDISPARANDO A PERROS
Artículo siguienteNo hay edad para seguir sirviendo a la Iglesia