Hoy, el Señor nos envía a anunciar la Palabra de Dios. También a ser desprendido con los bienes materiales. Llevar lo mínimo en el camino, y por supuesto, a vivir santamente la caridad y la fraternidad.

Artículo anteriorSin Botafumeiro un año
Artículo siguiente¿Qué le pasa a la Iglesia…?