Este evangelio me llama a la conversión. He de pedir fe al Señor y aspirar a su humanidad. Además, la hemorroísa me da ejemplo de esa fe y esa esperanza activa en la Verdad y el Amor de Dios.

Artículo anterior¡Yo soy tu Padre!
Artículo siguienteLos excesos se pagan