Séptima catequesis del la serie «Los discípulos de Jesús y el Evangelio» impartida por el padre Antonio Pavía.

Dicen los exégetas que las cartas del apóstol Pablo a Timoteo son las más autobiográficas. De hecho, en ellas vemos como si Pablo abriese confidencialmente su corazón, y se desprendiese de todo secreto, a a su gran amigo Timoteo.

Timoteo  fue para Pablo un compañero de fatigas apostólicas por buena parte de Europa y Asia Menor, fue el confortador previsto por Dios ante todas las tribulaciones sufridas por el apóstol, como por ejemplo cuando estuvo en la cárcel.

 

Artículo anteriorUna lección de una pareja con síndrome de Down
Artículo siguienteLa ministra Delgado reconoce que la religión católica es la más importante de España