Cuarto episodio de la serie “Los discípulos de Jesús y el Evangelio” impartida por el padre Antonio Pavía.

El Señor previene a los suyos: donde esté vuestro corazón allí estará vuestro tesoro. Con estas palabras establece la relación del hombre de fe, el discípulo, con las riquezas y los bienes. Es una exhortación que deja asombradísimos a los discípulos…

 

Artículo anteriorEl rezo del Santo Rosario salvó la vida al político argentino Ottavis
Artículo siguientePre-nochebuena, tardebuena y Nochebuena: se nos está yendo la pinza