Segundo episodio de la serie «Los discípulos de Jesús y el Evangelio».

Cuando Dios afirma respecto de alguien que tiene un corazón según el suyo, no le está confiriendo una especie de título honorífico, está afirmando que ha alcanzado la actitud e idoneidad para hacer su voluntad. Por increíble que parezca, es como si Dios le dijera: “Eres de fiar, te encomiendo esta misión”

 

Artículo anteriorMuy feliz de ser cura rural. Antonio María Domenech
Artículo siguiente[1a Meditación Novena Inmaculada] – La Presentación de la Niña, el primer Sí.