Las 15 leyes indispensables del crecimiento

“El error es simplemente otra forma de hacer las cosas” Warren Bennis.

“Nació siendo barro y murió siendo mármol. Esto nos da una interesante metáfora para usarla para ver varias vidas. Algunas personas nacen siendo barro sueñan con ser mármol, pero permanecen siendo barro. Pero muchas personas de elevado carácter han nacido barro y han muerto siendo mármol.” Orison Swett Marden.

Son dos de las muchas referencias que hace este libro. Y ciertamente un buen libro puede dirigir tus pasos a la senda correcta.

Aspirando a lo alto y puro, nos estiramos cuando visualizamos donde podríamos llegar si nos atreviemos a subir tan alto como seamos capaces. Lo sublime y lo frágil se conjuga en cada ser humano, con nuestros defectos y pecados, aun así hay espacio para lo grandioso, bello, reflejo de nuestro padre y creador. Para entender mejor la necesidad de la colaboración de más personas para alcanzar marcas que solos no podríamos,  miramos en el evangelio de Marcos, cuando Jesús envió a los doce discípulos a que fueran de dos en dos para predicar la llamada a la conversión, echar demonios, ungir con aceite a las personas enfermas y curar. Podría Jesús haber  enviado a los apóstoles de uno en uno y no lo hizo, ¿no será por la complementariedad que se da cuando dos personas se unen en una misión?

 

Pues para crecer, superarte, precisas de estar en contacto con otras personas que te harán realizar cambios en ti para ir sacando tu mejor versión. Cuando seas consciente de la necesidad de cambiar en lo que fracasas y te determines, toparas con esas leyes del crecimiento de las que habla el autor de “Las 15 leyes indispensables del crecimiento”, John Calvin Maxwell. ¿No es fenómeno conocer dichas leyes a  través de ejemplos prácticos?

Este libro es un manual de estilo de vida fecunda, para hacer de tu vida una ofrenda agradable para la humanidad. No te conformes con vivir arrastrándote, ser del montón. Ni eres demasiado mayor, ni joven o indisciplinado como para trabajar en ti mismo los cambios que quieres producir en tu vida.  ¡Apunta  a sacar lo que estás llamado a ser!

Dedico esta entrada a unos amigos increíbles que han decidido crecer sin límites.

 “Por eso te recomiendo que reavives la gracia de Dios, que te fue conferida por la imposición de mis manos”

Timoteo 2, 6