La Iglesia tiene que seguir apostando por la Educación. Carlos Santana (Dircom de los Agustinos Recoletos)

    Hablamos con Carlos Santana (Dircom de los Agustinos Recoletos). Antes de responder a las preguntas sobre el Sínodo. Tú que has estudiado y ejercido el periodismo, ¿Como ves la Comunicación en la vida de la Iglesia?

    Hasta hace varios años la comunicación en la Iglesia era una asignatura pendiente. Por suerte todo ha cambiado, tal vez debido a los escándalos o al descenso en las vocaciones. Podemos decir que la Iglesia, y la mayor parte de instituciones que la conforman, comunican y lo hacen en positivo. Como cristianos nos debe enorgullecer que el Vaticano sea transparente en su día a día. Sabemos en cada momento qué hace el Papa o qué opina de cada cosa. Eso es algo muy importante. Cada vez más órdenes y congregaciones religiosas colocan la comunicación como una prioridad, no con el objetivo de ganar adeptos sino de mostrar lo bueno que tiene y hace la Iglesia, que es mucho. Estamos perdiendo el miedo a salir a la calle, hoy las redes sociales, y gritar la alegría del Evangelio. El mensaje de Cristo se debe comunicar, no podemos guardárnoslo para los cristianos solamente.

    Los Agustinos Recoletos como muchas instituciones en la Iglesia están pasando un momento difícil en relación al número de candidatos, ¿Como se plantea la Organización este Sínodo? ¿Hay esperanzas?

    En general toda la Iglesia tiene esperanzas. No obstante, debemos tener en cuenta que el día uno después del Sínodo no habrá decenas de jóvenes tocando a nuestras puertas. Para eso tendremos que cambiar muchas cosas. Debe producirse una revitalización de cada uno de nosotros –cristianos, laicos, consagrados, sacerdotes…–. Los jóvenes acudirán si realmente se sienten apasionados por nuestra forma de vida. Y eso solo lo conseguiremos si nos mostramos cercanos a ellos, si les enseñamos las respuestas que tenemos a sus inquietudes, si les demostramos que ser cristiano es algo alegre y moderno. En este sentido, los Agustinos Recoletos están celebrando durante 2018 la Expedición Vocacional. En la línea de lo que pide el Papa Francisco para este año, en todas las parroquias y centros educativos de la Orden se invita a los jóvenes a que se planteen qué proyecto de vida quieren y se les presenta el carisma agustino recoleto que desde hace siglos tantas personas han escogido como forma de vida.

    El reto de muchas estas instituciones que llevan una historia a sus espaldas es sin perder su carisma adecuarse a un Siglo XXI, ¿Como lo afrontan los Agustinos Recoletos?

    Los Agustinos Recoletos tienen como bases principales de su carisma la comunidad, la interioridad y la misión. Involucrados en una sociedad personal y materialista, son dos valores que siguen siendo atractivos. Vivir la fe y la vida en comunidad, y adentrarse en el interior de uno mismo para encontrar el sentido de nuestra existencia. Todo ello, siguiendo el testimonio de vida de San Agustín. Su pensamiento y su obra siguen siendo actuales 16 siglos después. Aunque se originara en 1588, el carisma agustino recoleto es novedoso y está adecuado al siglo XXI.

    Son muchísimos los centros educativos en los que esta presente el carisma de los Agustinos, ¿No es la educación un buen camino para llegar a los jóvenes?

    Es por eso que los Agustinos Recoletos dedican gran parte de su labor a la educación. Hoy se potencia mucho el aprendizaje cooperativo, que resuelve sus problemas en grupo, que aprende en conjunto… Todo esto es algo intrínseco de la escuela agustiniana. Sus valores son atrayentes para la sociedad. Son muchos los jóvenes que, después de su paso por los centros educativos, han decidido entregar sus vidas a Cristo. Si la Iglesia desea cambiar la sociedad, es necesario que siga apostando por la educación de los jóvenes; sin proselitismo, sino haciendo de ellos herramientas valiosas porque son el presente y el futuro.

    Finalmente Carlos muchos de nosotros esperamos que este Sínodo sea una oportunidad para que las Iglesias, Parroquias, conventos y monasterios se llenen de gente joven y además de rezar nos preguntamos ¿Qué más?

    Para que las parroquias se llenen de jóvenes, antes debemos nosotros atraer a los jóvenes. ¿Cómo? Eso el Sínodo no nos lo dirá, debemos hacerlo previamente. Se trata de conocer realmente al joven que queremos atraer. ¿Sabemos cuáles son sus gustos? ¿Sabemos qué piensan de la Iglesia? Para poder aplicar con éxito las enseñanzas del Sínodo, antes deberemos cambiar el mensaje que dirigimos a los jóvenes, adaptarnos a ellos y mostrarles de la forma que desean el mensaje esperanzador del Evangelio.

    Muchas gracias Carlos y esperamos que el Carisma de San Agustín siga extendiéndose por todo el mundo.