Una Influencer de andar por casa

Una Influencer de andar por casa (8th Grade de Bo Burnham)

“Hola Chicos, soy Kayla con un nuevo vídeo. El tema de hoy es… como ser tú misma. Ser tú misma puede ser difícil… porque supone no cambiar delante de las otras personas tu manera de ser”. Así comienza Kayla su último post mientras se ducha, se maquilla… y se vuelve a meter en la cama para una sesión de fotos que titula “recién levantada”. Kayla tiene 13 años, un canal de Youtube, una cuenta de Instagram y un padre que piensa que es superpopular en clase. Pero lo cierto es que Kayla no tiene ningún amigo.

8th Grade (que todavía no tiene fecha de estreno en España) nos introduce en la generación post-millenial (Generación Z). Son los que han nacido con un móvil en la mano y conexión de datos en el bolsillo. Son los auténticos nativos digitales, para los que su vida es mitad digital, mitad real… Para Kayla, la vida es 100% digital o eso quisiera ella. Vive pegada al teléfono en una constante incomunicación con el resto del mundo, aunque le gustaría conectar con ellos. Aprende todo acerca de la vida, del amor, de la amistad preguntando en Youtube, mientras su padre no sabe muy bien qué hacer para hablar con su hija.

La nueva película de Bo Burnham (1990), tras su tragicomedia sobre el amor en The Big Sick (2017), es una relato sin filtros de ningún tipo. Una pieza sincera, desnuda, a momentos divertidísima, que no intenta ni dulcificar, ni desmitificar, ni mandar mensajes falsamente positivos sobre una generación que, de algún modo, se siente perdida en la era de la imagen y el “postureo” y que busca pilares donde agarrarse.

Así se siente Kayla, una adolescente buena, estudiosa, magistralmente interpretada por Elsie Fisher que lo único que quiere es caer bien a la gente y que el guaperas de la clase se fije en ella; Kayla es un intento de “influencer” que habla de habilidades sociales de las que carece por completo. Una influencer a la que todo lo real le influye, le intimida y paraliza hasta que vuelve a refugiarse en su “yo digital”.

Y es que la película del joven director y cantante norteamericano no pretende engañar a nadie. Muestra el mundo de los jóvenes tal y cómo lo ve, con las cosas que asustan y las que dan esperanza de la futura generación: la necesidad de la familia como pilar de la sociedad, la importancia del cariño, la prudencia en las relaciones de los adolescentes y los peligros que puede haber,  sin caer en extremismos o llamadas apocalípticas. Algo que el espectador maduro agradece.

En los últimos años, una cosecha de jóvenes directores ha estrenado un buen número de películas con gente joven como protagonistas. Son películas sinceras, objetivas y, a mí entender, positivas aunque aborden temas difíciles como la relación con los padres, el amor y la sexualidad, el perdón y la redención, la fe. Títulos como Lady Bird (2017), American Animals (2018) o Manchester frente al Mar (2016) plantean estos temas con profundidad -a veces sin respuesta-,  sin prejuicios, dejando que sea el espectador el que responda, aportando su personal experiencia o su pensamiento.

Ficha Tecnica:

Original title: Eighth Grade

Year: 2018

Running time: 93 min.

Country: United States

Director: Bo Burnham

Screenwriter: Bo Burnham