La historia de una chica musulmana, nos la cuenta Waris Dirie y Waris es la protagonista.

Nos influye nuestro entorno, por eso podremos decir que el ejemplo arrastra y somos la consecuencia de todas las personas que han pasado por nosotros mismos.

Artículo anteriorLos católicos en Rusia: un testimonio de perseverancia
Artículo siguienteDel infierno de la droga a salvar adictos