«Dios no escribe al WhatsApp, Él habla al corazón», carta de Lucas Blanes

    Querid@ joven me han pedido que te cuente qué se me ha pasado por la cabeza para tomar la decisión de entrar en el Seminario, “la fábrica de curas”, y querer ser sacerdote. Sí, sacerdote, hoy, en el siglo XXI. 

    La verdad, ni yo lo sé. Debes saber que toda “vocación” es una llamada de Dios, pero no al móvil, pues Dios no va por ahí mandando Whats; Él habla al corazón. Dios, desde la eternidad ha pensado en ti y en mí, en nuestra vida y en nuestra vocación, en esa misión que tiene para cada uno mientras vivimos en esta tierra y en la cual podemos ser realmente felices, plenamente felices. Es Él el que llama, y a mí, como a muchos jóvenes más, me ha elegido para ser sacerdote, aunque me haya costado al principio aceptarlo y le haya dado largas un par de veces. La verdad es que esto de ser cura uno no se lo espera… ¿cómo iba a pensar yo, un joven normal y corriente, como tú, que le gustaba salir de fiesta, pasarlo bien, liarla con los colegas, jugar a fútbol… que acabaría en el Seminario y que le iba a decir al mundo de hoy: “¡quiero ser sacerdote”? Pues así es, pero déjame que te cuente un poco más. 

    La verdad es que tuve el gran regalo de nacer en una familia cristiana, donde mis padres, desde pequeño, me han transmitido la fe y me han dado a conocer a ese tal Jesús. Pero a un niño esto de rezar e ir a misa no le acaba de entusiasmar, por lo menos a mí, así que, al tomar la primera comunión, con mis amigos de catequesis empezamos a ser monaguillos, pues así la misa se me hacía más corta. Y así fue, en las convivencias del Seminario menor, donde conocí a los “seminaristas”, esos “frikis que querían ser curas”, aunque yo iba a pasarlo bien. Pero el Señor se sirve de todo.

    Empieza la ESO, se abre un nuevo mundo ante mí: las chicas, las tardes del sábado (y alguna que otra noche), algunas gamberradas, etc. Lo normal de un joven ¿no? Y en medio de la vida de un joven normal que le gusta salir y pasarlo bien, tontear con las chicas, que no le van mal los estudios… ¡pam! “¿por qué no ser sacerdote?” Esta pregunta atravesó mi corazón en el verano de 2011, cuando tenía 15 años, después de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, después de tener una experiencia muy intensa, un encuentro muy fuerte con Dios. Porque claro, iba a misa y esas cosas, pero no conocía mucho al Señor, más bien, no creía que esto de la fe tuviera algo que decirme a mi vida. Allí, en la JMJ descubrí una Iglesia joven, llena de gente como yo, pues en mi clase siempre había sido el único chico cristiano, y me avergonzaba de serlo, por eso me callaba; allí me sentí amado tal y como era, yo que siempre iba mendigando amor con los demás; allí pude ser yo mismo, tal y como soy, sin esconderme, sin máscaras ni apariencias, pues parece que para ser querido hoy en día tienes que dar la talla o estar a la altura. Y con Dios, esto no es así.  

    Mi vida era una macedonia de personalidades, no sabía quién era, me sentía sólo, confuso…Luego empecé a sentirme vacío, veía que mi vida no tenía sentido…Supongo que habrás intuido que después de esta llamada le dije que no al Señor. “Señor, no me rayes; que yo quiero hacer mi vida”. Acabé la ESO, y estando a punto de entrar al Seminario menor para estudiar Bachillerato, me rajé, tuve miedo, no pude dar el paso, y me quedé estudiando en Gandía. Esos dos años han sido los peores de mi vida. Por fuera, a ojos de este mundo, era perfecta: amigos para divertirse, fiestas, seguidores en Instagram, buenas notas, sin problemas, alguna novia, etc… ¿Qué más podía esperar un joven de 16-17 años? Pues yo me sentía vacío. Sentía que estaba aquí, que había sido creado para algo más. Veía que mi vida no tenía sentido, que era un aburrimiento. Me preguntaba constantemente ¿por qué estoy aquí? ¿para qué? ¿por qué no soy feliz? Me alejé más del Señor. No dejé de ir a misa, pero cerré el oído, y me tomé la fe a broma. Me sentía roto, triste. Pensaba, “si esto es la vida, prefiero no-vivir”. 

    En medio de esta tormenta, la llamada no se apagaba y volvía a encenderse con testimonios, pasajes del Evangelio, canciones, etc. Tuve un final de curso y un verano muy intenso (que si hay otra ocasión te lo contaré). Y al final de verano, el 10 de septiembre de 2014 entré al Seminario Mayor de Moncada. Ahora, en 4º curso, a 3 años de la ordenación sacerdotal, sólo puedo decir “gracias”. Ahora sí que vivo feliz, realizado, con alegría, pues no necesito hacer tonterías ni ponerme máscaras para sentirme amado. Sé que he nacido para amar y ser amado como soy, y mi corazón sólo pide amor, amor sincero, amor de verdad ¿el tuyo también no? Ahora sí que puedo decir: ¡quiero ser sacerdote! 

    Quiero pedirte, querid@ joven que reces por mí y por todos los seminaristas y sacerdotes, pues uno no nace preparado para esto y lo que se nos confía es muy grande, y nosotros, en cambio, somos unos pobrecillos. Y también te animo a que nunca te alejes del Señor. Nunca te avergüences de ser cristiano, pues sólo Jesús puede llenar y colmar tu corazón, sólo Él te conoce de verdad y te ama como eres; sólo Él puede saciar esa sed de amor, de vida y de entrega que hay dentro de ti. Y si algún día sientes la llamada de Dios, sea a lo que sea (la misión, el matrimonio cristiano, la vida contemplativa, el sacerdocio…), dile que sí, ¡adelante! De tu sí puede depender la felicidad de mucha gente que todavía no le conoce…

     

    Lucas Blanes

    Seminarista de Valencia