San Francisco de Sales: El don de la palabra

Según San Juan, evangelista, “en el principio, fue la Palabra”. El lenguaje lo es todo. La comunicación es la necesidad más básica del ser humano en cuanto a lo que es: Inteligente. El hombre se coloca por encima del resto de las especies gracias al aprendizaje de la comunicación, que nos permite transmitir distintas disciplinas de generación en generación. Existen ciencias complejas, desarrolladas, necesarias… Ninguna de ellas se podría transmitir si no fuera por la palabra. Eso lo sabía bien Francisco de Sales, el santo del mes.

Durante toda su vida, Francisco se preocupó por la transmisión del mensaje divino. De hecho, Introducción a la vida devota, su libro más conocido y leído, es un compendio de una serie de textos sobre evangelización que él publica ya en su época.

San Francisco de Sales, patrón de los periodistas, comunicadores y escritores, es uno de los santos que más claramente responde a la orden de Jesús: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Mc 16, 15). San Juan Pablo II se unía a esta petición cuando señalaba que los periodistas deben ser constructores de paz y armonía. Pero no es el único que ha reforzado esta idea. El Papa Francisco añadía el mes pasado: “No es necesario caer en los ‘pecados de la comunicación’: la desinformación –es decir, decir solamente una parte– la calumnia, que es sensacionalista, o la difamación, buscando cosas superadas, viejas, y trayéndolas a luz hoy: son pecados gravísimos, que dañan el corazón de los periodistas y dañan a la gente”.

San Francisco de Sales -s. XVI, se celebra el 24 de enero-, Doctor de la Iglesia, fue un noble seguidor de Francisco de Asís que no quiso privar al mundo del Camino, la Verdad y la Vida. Atrévete tú a salir a la calle y gritar tu mensaje. Un mensaje de alegría, paz y amor. Pero un amor de verdad. En profundidad. Un amor indivisible hacia Dios, los demás y hacia ti mismo. ¿#Ready?

 

Luis Sierra Maestro