Descubre lo que Dios ha hecho por ti

Os propongo un reto: meteos de lleno en la Pasión de Cristo. ¿Qué? ¿Cómo? ¡Qué difícil imaginárselo! ¿Qué pinto yo en la Pasión de Jesús? ¿Para qué me sirve en mi vida algo que pasó hace 2000 años? ¡No me atrevo! ¡Qué incómodo y desagradable! Quizá esto es lo que se os pase por la cabeza, o directamente, ¡qué pereza! O quizá a otros os apetezca un montón y estéis ansiosos por descubrir los tesoros que esconde la Pasión. Porque nadie negará que la muerte de Jesús tiene algo atrayente, algo que puede cambiar tu vida.

Pues bien, sea cuál sea vuestra actitud ante tan grande acontecimiento, este libro es para ti, el de allí y el de más allá. Y ¿por qué? Porque este relato te interpela, no te deja indiferente, sea cuál sea tu situación. Su autor, el jesuita José María Rodríguez Olaizola, te propone vivir la Pasión de la mano de todos y cada uno de sus personajes del Evangelio: El Cireneo, Caifás, las mujeres de Jerusalén, Pedro, Juan, Pilato, su mujer Claudia, los soldados romanos, la Verónica, María Magdalena, la Virgen… Vivir la Pasión de lleno.

Pero lo mejor de este libro es que se te hace inevitable llevar la Pasión a tu vida y darte cuenta de las veces en que nosotros somos Pilato, que se desentiende de los problemas y solo busca la seguridad; de los momentos en que somos Pedro cuando negamos a Jesús aunque pensamos que nunca lo haremos; de las situaciones en que somos José el Cireneo cuando acompañamos a alguien a llevar su Cruz, su problema; cuando queremos curar las heridas de alguien y nos parecemos a la Verónica…

Es verdad, la Pasión aún tiene vida, aún tiene algo que decir porque es la culminación de la historia de Amor más grande que se vivido nunca. Es la historia del Amor de Dios hecho hombre por cada uno de nosotros. Atrévete a descubrir el amor que el Señor tiene que por ti y que se refleja en la Cruz, pero descúbrelo de verdad. Date cuenta de que tu fe pasa por una Cruz que en vez de destrozarte, te salva.

“Jesús crucificado muestra un extraño abrazo final, a veces decimos que Jesús abraza la Cruz, pero creo que es una imagen mucho mejor la de que en la Cruz está Dios abrazando a cada ser humano en sus heridas, en su fatiga, en su dolor, en sus anhelos y miedos, en sus fracasos y sus caídas. Dios te está abrazando.” He aquí el secreto de la Pasión. Dale una oportunidad al Señor y a ti y deja que “La Pasión en Contemplaciones de Papel” te vaya adentrando poco a poco en el acto de amor más grande que se ha hecho nunca.