¡Las historias buenas son para compartirlas!

Aquí es donde tú entras en juego y te toca ser el narrador. Todos tenemos una historia de Amor con DIOS, un gran testimonio -que por el mero hecho de tener a Cristo por protagonista ya es grande-, pues ha llegado la hora de compartirlo, que el mundo lo conozca… porque puede ser un instrumento de conversión, y una conversión no vale ni todo el oro del mundo -literalmente-. Puede ser también que conozcas a un amigo, una religiosa o sacerdote que tenga una gran historia también, un testimonio de los que ponen los pelos de punta y te hace pensar… ¡compártelo! Puede ser también cómo vives el día a día en el camino de la fe, cómo es tu movimiento y cómo te ayuda a estar más cerca del Señor, o aquella anecdota que no tiene explicación ni sentido sin un nombre propio: Jesús. ¡La fe es para compartirla y los testimonios también!

Ya tenemos el qué -tu testimonio o el de alguien que conozcas-, ahora vamos a por el cómo. Esto es lo más fácil, enviandonoslo por correo electrónico (webmastercatolicoses@gmail.com), o por nuestras redes sociales (mensaje privado a facebook, instagram o twitter, recomendamos facebook ya que es lo más sencillo). Siguiendo con el cómo, no tiene que ser muy largo (no más de 300/350 palabras), y pensando que lo podrá leer toda la comunidad de Jóvenes Católicos y nuestros amigos, es bueno un estilo directo, sin rodeos, atrevido y directo, tal y como somos los jóvenes.

Esperamos con gran ilusión todos vuestros testimonios, recordad: por pequeño o insignificante que os pueda parecere, es una maravillosa historia de Amor que el mundo anhela escuchar.

¡Gracias por vuestra ayuda!