Mary, did you know?

 

Quedan dos días para Nochebuena y yo solo puedo pensar en la Virgen. ¿Qué se le pasaría por la cabeza cuando se miraba su enorme barriga a punto de dar a luz a Jesús? ¿Y cuando miraba a José y veía un hombre tan paciente y volcado en ella después de haberse fiado totalmente de Dios? ¿Cuánta impotencia sentiría al tener que dar a luz a su pequeño en un establo? ¿Qué haría para olvidar el largo camino que habían tenido que recorrer y lograr descansar? ¿Cómo se dirigiría a Dios -de Quien se había fiado hasta el extremo- después de encontrarse con todas las puertas de Belén cerradas?

¡Es todo tan increíble como que un Dios se haga uno de nosotros para salvarnos! Este villancico del que hoy te hablamos es un repaso por todas las cosas en las que, con el tiempo, se convirtió ese niño que en estos días nos nace en Belén. Es una canción dirigida a María, preguntándole si ella se sabía que su pequeño se convertiría en el salvador de todas las personas, que sería el Señor de toda la creación…

Me imagino a la Virgen escuchándola y sonriendo con cada cosa de las que se dice de Jesús; cualquier madre se ruborizaría si alguien le hablara de todas las cosas «buenas» que ha hecho su hijo a lo largo de su vida.

¡Gracias, Madre, por tu sí, que nos ha dado vida a todos!