En Medjugorge hay milagros

    Mi viaje a la JMJ ha sido un poco diferente a otros planes, ya que nuestra primera parada fue en Medjugorje, un pueblecito de Bosnia Herzegovina, donde presuntamente se aparece la Virgen desde hace 35 años. Estuvimos 5 días y fue nuestra preparación espiritual. Realmente fue así, un gran empujón interior.

    En este viaje habían chicos y chicas con y sin experiencias en peregrinaciones. Es muy impactante y bonito ver y ser testigo de cómo algunos de ellos han quedado muy tocados, para renovar o para empezar la aventura del Amor de Dios en sus vidas. Uno de ellos me decía llorando: “me ha cambiado la vida”. Otros, a la vuelta, han empezado a ir a Misa diariamente… La Virgen hace verdaderos milagros en los corazones que piden perdón y quieren amar, Ella da la paz a estos corazones.

    Medju

    Siempre se pueden contar muchas anécdotas de un viaje, yo os dejo una sencilla: la guía de Medjugorje nos contó su reciente conversión. Nos decía que llevaba mucho tiempo siendo médico de almas, ya que mucha gente le pedía consejo y ayuda espiritual. Pero llevaba un año que, siendo médico para los demás, no conseguía ser médico para ella misma. Estaba pasando una crisis espiritual.

    Pensaba cuál podía ser la causa, rezaba más tiempo, pedía al Señor luces en Misa, hablaba con su director espiritual, etc. Un día rezando, y cansada de esta incapacidad, sintió en su corazón que el Señor le decía, “No eres tú la médico de almas, soy Yo”.

    El Señor le hizo recordar que no era ella la que producía conversiones, sino Él. Decía que Dios le había privado de esa gracia durante un tiempo, y le había dicho: “A ver hasta donde eres capaz de llegar sin Mí”. Desde ese momento, todos los días sube a un monte cercano al pueblo haciendo el Via Crucis, y pide a Dios que nunca caiga en la tentación de pensar que ella es la autora de tantas conversiones. Él es el que concede siempre las gracias necesarias, Él es el que mueve los corazones. Él.

    En cuanto a la JMJ, de la que no he hablado nada, solo decir que soy un enamorado de ellas, muchos jóvenes lo son. Yo me enamoré de Dios en la JMJ de Madrid, en 2011 y vi algo que cambió mi vida para siempre.