No te salvará sin ti

El Cardenal Muller, en su libro: Informe sobre la esperanza, dice: la esperanza en Jesús incluye nuestra respuesta libre. Dios no nos considera sólo objetos de su actuar sino también auténticos sujetos o protagonistas de nuestra Salvación. El Cardenal, señala, que la razón es porque Dios nos llama a una relación de amistad. Porque, como escribió San Agustín, Dios que te creo sin ti, no te salvará sin ti.

Es decir, que sin caer en el fideismo o voluntarismo, tan malo el uno como el otro, Dios quiere que seas amigo suyo y la amistad es una relación de dos donde los dos trabajan para cultivarla. Trabajan en el conocimiento, trabajan en los detalles más ordinarios, trabajan en hacer la vida agradable al otro, etc.

Sólo hay una peculiaridad que, como señala el Cardenal Muller en este mismo libro, Dios es feliz haciendo felices a los hombres. Por consiguiente, Dios que conoce perfectamente a cada hombre, siempre buscara nuestra amistad y, somos cada uno de nosotros, los que con nuestra indiferencia, nuestra pereza o egoísmo abandonamos a quién siempre va a ser Fiel.

El año de la Misericordia recuerda la Fidelidad de Dios y la oportunidad de recuperar lo perdido. Lo que no pueden hacer los hombres, empezar de cero en la amistad, si lo puede hacer Dios. Por eso te animamos, desde aquí, a que busques a Cristo, a que encuentres a Cristo, y a que ames a Cristo.