24 horas para ti

    Hoy es un día especial. Es un día en el que tienes una cita. Tal vez lo sabías, te habían avisado por Facebook, twitter, grupos de whatsapp, en la homilía del domingo etc Pero lo que probablemente no te hayan dicho, es que promete. Esta noche no vas a ser el prota… Vas a dejar que Jesús lo sea.

    La iglesia (en todas las diócesis del mundo), te ha preparado una cita, con tu nombre y apellidos que nunca olvidarás, porque las citas con Jesús son únicas e irrepetibles, son de las que marcan y dejan huella. Tienes la oportunidad en tu ciudad, de acercarte a la catedral/parroquia designada y estar con Jesús ¡todo el tiempo que quieras! ¡Podrás estar con Jesucristo vivo en la Eucaristía! 

    ÉL y tú, tú y ÉL. Es verdad, que un viernes (con todo lo que estos implican), no sería el mejor día para haber programado la cita… y le podríamos decir al Papa: «Tremendo error, ponlo un miércoles o un domingo que es más fácil ir». Es ahí cuando se aprecian esas delicadezas de tu amor por Cristo. Haz que se note que le amas, siendo joven y dedicando un tiempo de ¡un viernes! a estar con ÉL. Además, no seamos incluso mediocres, invita a alguna amiga/o, acude a la cita con tu novia/0… qué contento se pondrá Jesús si ve que has traído a alguien para estar con ÉL. No os decepcionará. Será inolvidable. Si te cuesta ir en algún momento de esas 24 horas en las que estará Jesús en la custodia en ese humilde trozo de pan, recuerda que ÉL murió en la cruz por ti y lo volvería a hacer, y lo hace de nuevo cada día. ¿Acudirás a la cita?