Hay más dicha en dar que en recibir

Ayer fue un gran día para todos. Todos tuvimos la suerte, unos más que otros, de recibir un detalle, un pequeño regalo, de aquellos que nos quieren. Tú, seguramente hiciste lo mismo.

Puede que hoy, cuando mires la estantería o el armario, te fijes en ese regalo y te olvides que ayer: desenfundando tu cartera, pasaste horas de espera ante la cajera del Corte Inglés o pidiendo consejo a un dependiente de la tienda de juguetes.

La fiesta de los Magos es una fiesta más que para recibir para aprender a dar: ejercitando la gran virtud de la Generosidad ya que no sólo damos nuestro dinero sino del tiempo.

Es posible que hayas triunfado con el regalo o puede que no lo hayas hecho y que la persona que lo haya recibido se fije más en el paquete que en tus colas para entrar en el aparcamiento de esa Gran Superficie donde se encontraba el detalle deseado pero Jesús-Niño si ha mirado tu generosidad.

La madre Teresa de Calcuta no tenía grandes equipos en sus dispensarios médicos pero tenía cariño y eso es lo que hacía sonreír a sus pacientes y eso es lo que hacía feliz a la futura Santa.

Por eso dale Gracias a Dios no por el detalle que has regalado sino por el Cariño que has puesto.