Hay entradas en las que reconozco y pido perdón, porque tal vez se me vaya un poco la pinza y pueda dar alguna vuelta… pero en esta voy al grano desde ya: ¡a ti, joven como yo, te pido por favor que optes por la santidad! De verdad, la santidad no está pasada de moda, y para nada es imposible de alcanzar, porque los imposibles con Dios se vuelven posibles.
Captura de pantalla 2015-09-22 a las 15.00.12
Tengas más o menos fe, reces más o menos… no te preocupes, es suficiente con tu voluntad de serlo.
San Maximiliano Kolbe (si no lo conoces, te diré que es un santazo de aupa), les decía a algunos hermanos franciscanos, los cuales se deprimían por no sentir todo lo que les gustaría a Dios o tal vez no lo veían actuar mucho en su vida, que no se preocupasen, que tuviesen clara su voluntad de amar y querer ser santos.
A ti te digo lo mismo, ten clara tu voluntad (mira como te encuentras en la vida ahora: estudiando, trabajando, con novia/o, apunto de casarte, ordenarte sacerdote, pensando en ser religiosa… te encuentres como te encuentres y tomes el camino que tomés, opta por la santidad -hacer en cada momento lo que haya que hacer-).
Para ser santos, primero hay que querer serlo. ¡El ser santo no es imposible! es hacer con ayuda de Dios lo ordinario, extraordinario.
Artículo anterior¡He perdido la Fe!
Artículo siguienteVale, reconozco que no es fácil…