¡He perdido la Fe!

Hace unos días me encontré con uno amigo al que no veía hace meses y después de recordar viejos recuerdos me dijo: ¡he perdido la Fe!, me sorprendió su afirmación porque los dos habíamos estudiado en un colegio con buena formación cristiana y porque desde que eramos amigos habíamos participado en diversos actos religiosos. Entonces decidí abordar el problema:

article_13798574964¿En que no crees?, le pregunté. No creo en nada, me respondió. Fue la respuesta la que me sugirió donde podía estar el problema, ¿hace cuanto tiempo has dejado de rezar?, volví a preguntarle; fue en ese momento cuando cambió su cara. Un silencio y me respondió: ya hace tiempo.

Fue cuando le dije: Este es el problema. Si dejas de rezar, dejas de creer. El rezar es como la respiración. Vital para el alma. El que no reza se convierte en un cadáver de la Fe. Tu Fe no esta muerta lo que esta muerta es tu oración; ¿Quieres volver a creer?, sólo tienes que rezar y esto es muy sencillo porque sólo tienes que decir despacio, una y otra vez, Padrenuestro que estas en los cielos…ya verás como vuelves a creer.