Y tú, ¿te lo vas a perder?

Muchas veces puede que en nuestra vida, no nos demos cuenta de la presencia de Dios, lo cual digamos que puede ser muy fácil cuando tu mirada y corazón no están puestos en Él. Seguramente en numerosas ocasiones decimos por algo que nos pasa: ¡vaya casualidad! o ¡vaya coincidencia! pues bien, es el momento de que sepas la verdad… ¡no existen las casualidades!, son el disfraz que usa Dios para hacerse presente en tu vida y en la mía.

ff0a7ce0e018ef143f8dfe051c7d8758

Dios aparece así, de forma sutil (en detalles concretos y reales),  y el primer impulso es pensar ¡que casualidad! Pues bien, apartir de hoy, empieza a pensar después de estas coincidencias, que Dios se sirve de ellas para hacerte ver, que ÉL tiene un plan maravilloso para ti…pensado incluso antes de toda la creación. Claro está, que ante esta novedad que se te presenta de saber que hay un plan perfectamente estudiado para ti (hecho a tu medida), no puedes esperar a descubrirlo sino que quieres conocerlo totalmente ya. Es aquí en este momento donde te toca la parte más difícil, tener paciencia, ya que Dios no te lo puede contar todo porque no lo entenderías, no te preocupes de entender solo confía. No te pide que comprendas, sino que aceptes este plan de Dios para contigo, para cada uno de nosotros… Y tú ¿te lo vas a perder?