El caballero de la armadura oxidada

Traigo un libro para los amantes de los cuentos. Nos encantan las historias, las historias “con gancho”, no que nos cuenten cualquier “patochada” que nos entretenga, sino que nos diga algo en nuestra vida particular o comunitaria y su contenido merezca la pena. Esta historia de ficción, desde luego que es del segundo grupo. A través de sus dilemas de caballero que no podía quitarse su armadura, tras llevarla durante años, dichos dilemas pueden apoyarte a pensar cuál es “tu armadura”, qué te atrapa.

Y como la fe es algo comparable a una planta que crece y que cuando no se cuida se debilita y muere, este relato del escritor Robert Fisher, con decenas y decenas de ediciones, también te hará caer en la cuenta de cómo está tu fe y qué es lo que te mueve en tu vida, si está o no en equilibrio.

 

Es una opción, que te acerques al contenido de Jóvenes Católicos y lleves una temporada de vivir tu fe con compromiso en unidad con la Iglesia, o tal vez no tengas fe o simplemente la hayas ido dejando abandonada, puede ser que cuides tu fe pero no sea muy fuerte o tal vez seas un atleta en vivir de fe, o estés aquí porque alguien te lo aconsejó o cualquier razón. Pues bien, sea como sea, este libro de: “El caballero de la armadura oxidada” es para cualquier persona de buena voluntad, sin importar su creencia. Tiene la capacidad de hacerte reflexionar y tengas que enfrentarte a ti mismo para ir sacando tu mejor versión. Me parece, como joven, un reto “muy guay”, leer y al mismo tiempo surjan diálogos muy interesantes con otras personas que estén leyendo el libro, lo hayan leído o releído recientemente. En definitiva Papá Dios quiere que nos parezcamos a Él, Él es el Amor y el amor es una decisión permanente de darse al otro con generosidad sin preguntarse si tienes ganas o no, es recomenzar a cada minuto con esperanza.

 

Para quienes le eche para atrás la lectura y prefieran ver una serie, escuchar música o que sé yo, les desafío a leérselo sin darle vueltas, es breve, no llega a las 100 páginas y tiene un buen tamaño de letra, es muy ameno e involucra al lector con su temática.

Según la madurez de la persona, una niña o niño de 10 años lo entendería, ahora, que es un libro leído por jóvenes, además de “jóvenes con años de experiencia”. Jaja

 

Es tu decisión ser la persona que estás llamada a ser para tu misión en el mundo. ¿Lo que estás haciendo hoy te acerca a ello? ¡Adelante en esta aventura!