El Señor es humilde de corazón, y paradójicamente, también es Rey. Esta bienaventuranza se refiere también a la Virgen. Ella es Reina, precisamente porque es humilde. Y la paradoja es que es Señora, porque es esclava. Así ocurre con los santos: con su humildad conquistan el Reino de Dios.

 

Artículo anteriorH. Luca Toffolon, un nuevo diácono
Artículo siguiente¿Y por qué pinto yo a la Virgen?