Dinamarca apuesta por la familia

Publica alfa y Omega un artículo muy interesante en el que se demuestra que los divorcios y rupturas familiares son un fracaso de la sociedad y no favorecen a nadie.

El gobierno de Dinamarca, uno de los países más secularizados de Europa, ha decidido tomar cartas en el asunto ante la alarmante cifra de matrimonios que se rompen.

En 2018 se divorciaron, nada más y nada menos que, 15.000 matrimonios. El gobierno lanzó en abril un paquete legislativo que obligaba a los matrimonios con intención de romper su relación a recibir terapia y realizar un curso antes de separarse definitivamente.

En este tiempo han conseguido reducir 17% de divorcios. Han conseguido que familia a punto de tirar la toalla, se hayan vuelto a unir.

Evidentemente hay casos que no se pueden por conllevar violencia u otras situaciones difíciles de abordar, pero al menos están ayudando a un buen número de familias a permanecer unidas.

Esta noticia puedes leerla completa en este enlace de alfa y Omega