Milagro eucarístico de Guadalajara

El Vicario General de la Arquidiócesis de Guadalajara (México), Mons. Ramiro Valdés Sánchez, informó que la Arquidiócesis investiga el posible milagro Eucarístico que habría ocurrido el 24 de julio en la parroquia María Madre de la Iglesia ubicada en la colonia Jardines de la Paz; mientras tanto, la hostia consagrada no volverá a ser expuesta.

Mons. Valdés Sánchez ha sido instruido por el Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles Ortega, para que encabece la correspondiente investigación.

El P. José Dolores Castellanos Gudiño, párroco de la iglesia, dijo que el 24 de julio, mientras hacía su oració, vio un destello y escuchó una voz que le dijo: «Repica las campanas para que acudan todos, derramaré bendiciones a los que estén presentes y todo el día. Toma tu pequeño sagrario de adoración particular y llévalo al altar de la parroquia, coloca también junto al pequeño sagrario la custodia grande, no abras el Sagrario hasta las tres de la tarde, no antes, haré un milagro en la Eucaristía, el milagro que se realizará será llamado el ‘Milagro de la Eucaristía en la Encarnación del Amor junto con nuestra Madre y Señora‘, plasmarás la imagen que ahora te digo y la darás a mostrar». Después le dijo que lo transmitiera a sus apóstoles (los sacerdotes) para que les sirviera en su conversión y que a todas las almas llenaría de bendiciones.

El sacerdote, conocido como P. Lolo, dijo que no pudo pronunciar ninguna palabra más que: «Señor mío soy tu siervo, hágase tu voluntad».

Luego hizo tal como se le ordenó «y a eso de las tres de la tarde las personas que estábamos reunidas rezábamos una estación al Santísimo Sacramento, cuando pregunté que si ya eran las tres de la tarde y todos me dijeron que sí. Me acerqué al Sagrario y al abrirlo la hostia consagrada por nuestro Señor Jesucristo estaba bañada en sangre».

El P. Lolo explicó que Jesús quiere que se adore su cuerpo y su sangre unidos a la Virgen María todos los 24 de julio. «Escuché también que me dijo (la voz) que se le erigiera en esta comunidad un nicho donde estuviera a la adoración de todas las almas y que si en algún momento quieren mandar hacer estudios que se lleven una parte para que le hagan todos los estudios que quieran».

Jesús, dijo el sacerdote, está aquí presente «y yo trasmito solamente a ustedes lo que escuché y junto con los que vieron lo que vi».

Para profundizar más en este acontecimiento, Aleteia ha entrevistado al Padre Tomás de Híjar Ornelas, presbítero del clero de Guadalajara, capellán del templo de Santa Teresa y cronista de la arquidiócesis de Guadalajara:
– ¿La arquidiócesis de Guadalajara tiene alguna historia de «milagros eucarísticos»?

La Iglesia de Guadalajara, una de las más antiguas de América (fue erigida en 1548) no se ha caracterizado por sucesos portentosos tales como los ‘milagros’ eucarísticos, sí, en cambio, por una acendrada devoción a la Eucaristía, en testimonio de lo cual se construyó, a partir de 1897, el primer templo en el mundo dedicado solamente a la adoración eucarística las 24 horas de todos los días, el templo Expiatorio, que a la fecha tiene entre 800 y 1200 adoradores eucarísticos nocturnos.

Fue también esta arquidiócesis la sede del primer Congreso Eucarístico Nacional (1906) y del XLIX Congreso Eucarístico Internacional, (2004) que dejó grandes frutos de culto eucarístico en muchas comunidades, que cuentan desde ese año con capillas de adoración perpetua.

– ¿Qué elementos se toman para verificar si es milagro o no lo es?

El arzobispo de Guadalajara, cardenal José Francisco Robles Ortega, apenas enterado del caso, ha dispuesto que un tribunal, compuesto por un delegado episcopal, un promotor de justicia y un notario actuario recojan en actas los testimonios del suceso y entreguen dichas actas a dos comisiones, una, formada por peritos teólogos y otra por peritos en ciencias médicas, que emitirán por separado su dictamen. Antes de ello, no habrá un pronuncimiento a favor o en contra del episodio.

– La Iglesia católica en Guadalajara – una de las diócesis con mayor número de sacerdotes y seminaristas del mundo – ¿contempla este tipo de devociones como algo que hay que propiciar o bien como algo que hay que “culturizar”?

Ni en Guadalajara ni en ninguna parte parece que deban alentarse actos donde lo sobrenatural se materialice, menos tratándose del misterio eucarístico, pues suficiente milagro se da en cada misa, donde desde la fe aceptamos los católicos que los dones de pan y de vino se transforman, por la acción del Espíritu Santo en la carne y en la sangre de Cristo resucitado.

– En su experiencia personal, ¿cómo ve este tipo de manifestaciones? ¿Hace falta un milagro para creer en la presencia viva de Jesús en la Sagrada Forma?

La Iglesia nunca ha concedido a los ‘milagros eucarísticos’ un rango distinto al de una revelación privada, es decir, que no obliga a nadie a darle el crédito de una certeza moral absoluta. Por los datos que se tienen, estos sucesos se han presentado en ambientes donde la duda en la presencia real de Jesúcristo sacramentado en las especies eucarísticas era mucha, al punto que el ministro sagrado vacilaba al momento de la plegaria eucarística sobre la veracidad de la transubstanciación, A diferencia del pasado, hoy en día tenemos herramientas muy confiables para valorar el equilibrio psíquico de un vidente y la composición orgánica de hechos materiales. Esperemos los resultados.