Domingo de Ramos: Una Palabra Tuya que «gritarán las piedras»

Feliz Domingo de Ramos. Hoy en la Santa Misa se lee la Pasión según san Lucas, pero también es considerablemente adecuado meditar la alegría que nos llevará a la mayor entrega que se ha hecho en la historia del universo.
Por ello, hoy reconozco al Señor en su Gloria, como Hijo de Dios e hijo de David, en su entrada triunfal a las puertas de Jerusalén. Ojalá no me quede en «cristianito de puerta cerrada» y me atreva a confesar en público: «¡Bendito el que viene como rey, en nombre del Señor! ¡Paz en el Cielo y Gloria en lo alto!».
Y cuando Satanás me tiente con triunfalismos, como hacen hoy los fariseos, que responda, con Jesús: «Si estos (nosotros) callan, gritarán las piedras».
Hoy, Domingo de Ramos, te pido la valentía y el aplomo necesarios para alabar al Señor en toda circunstancia, y prepararme para resistir al pie de la Cruz, junto a Nuestra Madre y el más joven y amado de los apóstoles.