Hoy, Jesús no regala un conjunto de enseñanzas que provienen del Amor, para que lo meditemos con detenimiento y lo trabajemos durante el resto de nuestra vida. El amor al que estamos llamado podemos ir construyéndolo en los demás y en Cristo, desde hoy mismo. ¡Ánimo!

Artículo anteriorEl evangelio de hoy en 1 minuto
Artículo siguienteSacerdotes, pederastia, Iglesia y fidelidad