Descubre la Verdad que hoy te presenta Jesucristo. Él nos ama más de lo que podemos imaginar. Nos libera del pecado hoy y siempre. Con las bienaventuranzas de Lucas lo hace de una forma concreta y dispuesta. Nos aporta unas pautas para poner nombre a nuestras fuerzas. Nos presenta unos pasos a seguir si queremos ver su rostro.
Señor, que no tenga miedo. Señor, que esté dispuesto a darlo todo por ti. Que te entregue mi miseria y sea capaz de responderte. Que no tema el menosprecio del mundo cuando vaya a anunciarte con mi sola vida y mi humilde ejemplo.

Artículo anteriorUna Palabra Tuya para hoy
Artículo siguienteEsta es mi locura, el seminario a los 18 años. Ignacio Ozores