El evangelio de hoy nos despierta del letargo. Nos anuncia la fragilidad del ser humano, pero también nos anima a ser fieles a la persona de Cristo. Hoy, Marcos narra la muerte del «hombre más grande nacido de mujer».

Artículo anterior¿La Verdad vulnerada?
Artículo siguienteHakuna, jóvenes apasionados por el Evangelio