«Intentaron matarme. La policía no se explica cómo puedo seguir vivo»

El padre Doñoro, que es una bendición para los niños y las familias de Puerto Maldonado, también es una amenaza para las mafias que explotan sexualmente sin piedad a los más pequeños. Su trabajo visibiliza hasta qué punto puede llegar la depravación humana o el ansia de dinero, además de combatirla. Acaba con este vil negocio y, además, ha conseguido movilizar a la administración peruana, que está poniendo todo su empeño en acabar con esta lacra. Hace poco, tuvieron que cerrar las dos casas que tenían, juntar a niños y niñas e irse a otro lugar de la ciudad. Corrían peligro, les había advertido la Policía. Él, el primero.

Las amenazas se habían hecho realidad meses antes y el misionero español las había vivido en carne propia. Le encañonaron en la sien con una pistola, le pidieron que le entregara a los niños, le dieron una paliza y le robaron todo lo que tenía. “No me remataron, porque creían que ya estaba muerto. Cuando fui a declarar a la Policía, no se explicaban cómo podía seguir con vida”, cuenta.

Fuente: La Razón

https://www.larazon.es/religion/intentaron-matarme-la-policia-no-se-explica-como-puedo-seguir-vivo-PE11623279#.Ttt1i3lo1H5ccrp