La Pasión de Cristo, de Mel Gibson

Ascender a las más altas cotas de felicidad es el deseo ardiente del ser humano, y esta película va de ascender, y el camino al triunfo, la alegría duradera que no depende de las circunstancias externas, pasa por abrazar las dificultades pequeñas y constantes, además de los retos más grandes que vienen, esto nos implica en superarnos, no estancarnos. Jesús, el Hijo de Dios, es ejemplo de Amar hasta las últimas consecuencias, en verdad es el amor lo que da sentido a todas las cosas. Si hemos de sufrir, suframos amando, pues sin el amor, sufrir es estéril.

El papel de Jesús, interpretado por el actor estadounidense, James Caviezel, posiciona al espectador ante la ternura, naturalidad de un trabajador israelita que vivía intensamente los instantes de la vida. Se ve a Jesús plenamente consciente de la misión que ha venido a cumplir, por ello pese a ser hombre y por ello frágil de condición, su naturaleza divina le levanta, acogiendo con todo su corazón y voluntad cada uno de los padecimientos que va experimentando en su alma y su cuerpo para salvarnos PARA SIEMPRE; así muriendo con El a nuestros pecados y desvíos oscuros de nuestro interior, recomenzar desde Su paz y resucitar CON El a la vida sin fin, más allá del paso de la muerte, una vida rica; sin monotonía.

Algunos datos curiosos de esta gran producción:

  • Es la edad en que Jim comenzó a rodar la La Pasión de Cristo, tenía 33 años al igual que Jesús de Nazareth en su crucifixión, también la coincidencia de las iniciales del actor con las del Señor: J.C, Jesucristo.
  • Jim, en la escena de los latigazos, fue alcanzado por uno de ellos que le dejó una herida de unos 30 centímetros. Además de durante el rodaje, un día de viento fortísimo cedió uno de los soportes de la cruz en la que estaba colgado y se dislocó un hombro.
  • La película se emplean de origen los idiomas arameo, latín y hebreo, para ser lo más fiel posible a los hechos que se relatan.
  • La Pasión de Cristo dirigida por Mel Gibson, fue rodada en su totalidad en Italia.

Que esta película levante tu espíritu y te dejes coger por el Divino Maestro, las 2h y 7 minutos de esta filmación sean los minutos que te hagan VIVIR realmente, pues Jesús murió por ti y por mí concretamente, conociendo nuestros nombres, nuestras historias, nuestros proyectos… para encontrar valor y ejemplo en El, pues sabe bien lo que es sufrir.

Dios está siempre contigo, más aún en los momentos de dolor, en esas rachas vuelve los ojos a Jesús, el Príncipe de la Paz y encontrarás descanso en tu alma. Dios te ama no porque lo merezcas, sino porque Dios es amor y desea que seas feliz con El y por El, creéme, fuera de El hay sucedanios de felicidad, pero NO ES felicidad.

https://www.youtube.com/watch?v=rKtOnV7Eb3E